Cultura tradicional

 

Gaita de fuelle leonesa/Gaita de fole llïonesa

 

Gaita charra

 

Pendones leoneses de la ciudad de Zamora/Pendones llïoneses de la ciudá de Zamora

 

Pendones leoneses de la ciudad de León/Pendones llïoneses de la ciudá de Llión


 
 

Lucha leonesa o aluche


La Gaita Leonesa

Dentro de las gaitas leonesas hay que distinguir dos tipos, la gaita de fole y la gaita charra o chifla salmantina. La gaita de fole leonesa es similar a todas las gaitas de fuelle del noroeste peninsular. En el País Leonés suelen ser los propios gaiteros los constructores de las mismas, siendo lo más habitual su afinación en Sibemol. Todos los ejemplares antiguos encontrados constan solamente del fole de piel (de cabrito o de un perro pequeño) forrado de paño, soplete, roncón o rumbón y puntero, careciendo de ronquetas y otros aditamentos que hoy se utilizan a imitación de las gallegas modernas e incluso de las escocesas. Es el instrumento que anima las romerías y fiestas de buena parte del País Leonés. En el año 2.001 nace "La Banda de Gaitas Ciudá de Llión" con el objetivo principal de difundir la música tradicional leonesa tocada con gaita.

La gaita charra o salmantina es en realidad una flauta de tres agujeros, dos en su parte superior y uno en la inferior, y que se toca con una sola mano: la izquierda, a la vez que sus melodías se acompañan con el ritmo del tamboril, que se toca con la mano derecha. Es por esto que a los músicos que la tocan también se les llama tamboriteros. Es parecida al pito rociero andaluz, al txistu vasco, al chiflo (del latín sífilum, silbo, silbato), que se toca en Jaca (Huesca) y el Serrablo, o al pito maragato leonés (Benavente), entre las flautas de tres agujeros peninsulares. Se toca en casi toda la provincia de Salamanca, especialmente en la zona de Ciudad Rodrigo, Peña de Francia, pasando ya al norte de Cáceres. La palabra charro/a designa al aldeano salmantino, en especial al de la región que comprende Alba, Vitigudino, Ciudad Rodrigo y Ledesma y hace referencia a la zona donde se toca este instrumento. El tamboritero es en todo el País Leonés y áreas de expansión medieval como Extremadura y Tras os Montes el músico tradicional más extendido por muchas de sus comarcas, participando no sólo en el baile sino también en las procesiones religiosas, misas, bodas, etc. Frente a las gaitas charras más elaboradas, con boquilla y aros de asta, las chiflas de la provincia de León son enteramente de madera. Aún se tocan en El Bierzo, la ribera del Órbigo y sobre todo en la Maragatería donde no hay fiesta sin tamboritero.

 

Los Pendones del País Leonés

Desde las guerras medievales en las que las "mesnadas", tropas que luchaban al lado del Rey y los nobles, servían de forma temporal a un bando, no ha habido una forma clara de distinguir las fuerzas que estaban en batalla de uno y otro bando.

Al no existir un determinado uniforme o indumentaria reglada para cada uno de los bandos, así como las constantes alianzas y desavenencias entre los distintos nobles, daban lugar a muchas confusiones en el campo de batalla. Por ello, empiezan a cobrar gran importancia las banderas y estandartes cuyos escudos y colores identifican de forma inconfundible a cada uno de los bandos que luchan en el campo de batalla. Estos estandartes son los "padres" de los actuales pendones.

Dado que las primeras referencias encontradas a estos estandartes se han encontrado en documentos medievales, los historiadores afirman que estos símbolos militares identificativos de cada grupo en una batalla son los ascendientes directos de los actuales pendones. No obstante se cree que los pendones leoneses no son tan antiguos como algunos estudiosos indican. Los contratos de los bordadores de Astorga y León para hacer pendones encargados por los concejos o los mayordomos de las Iglesias, son del siglo XVI los mas antiguos, mucho mas abundantes en los siglos XVII y XVIII. Sin duda los pendones leoneses tienen su origen en los que llevaban los soldados de cada pueblo en las frecuentes luchas medievales, pero hay un paso intermedio que hay que demostrar y es su uso antes del siglo XVI.

Con la finalización de la mayor parte de las guerras y cruzadas, y la aparición de los uniformes, estos estandartes van perdiendo su condición militar y empiezan a tomar un siginifcado más popular y civil. En algunos casos, empiezan a lucir una cruz en su extremo superior, y empiezan a ser un elemento más en procesiones, fiestas y celebraciones religiosas. Cada pueblo o comarca solía contar con su propio pendón y sus propios colores, pero muchos se van perdiendo a lo largo de la historia y otros muchos caen en el olvido, manteniéndose en unas pésimas condiciones de conservación.

La forma de muchos de los pendones, es rectangular o forma similar, de dos puntas con un corte central, siendo, en la mayor parte de los casos, mayor la punta superior que la inferior. La tela suele ser de seda, lana o algodón, tupida, fuerte y formando dibujos con el propio tejido. Las varas (palo donde se coloca el estandarte) pueden medir desde 5 metros hasta cerca de los 15 metros. Teniendo en cuenta estas longitudes podemos evaluar la dificultad que entraña portar uno de estos pendones.

En lo que respecta a los colores que se lucen, se pueden ver colores desde el rojo o burdeos, color que simboliza el Reino de León (es el color que figura en el Pendón Real de León y en el escudo heráldico), el color verde, que en muchas ocasiones aparece mezclado con el rojo (dicen que cada banda roja significaba una batalla ganada), el morado el color que representa la liturgia y actos relacionados con las celebraciones religiosas, el color azul que se relaciona con diversas fiestas en honor de la Inmaculada Concepción y hasta los diversos colores como el blanco, amarillo y colores tierra que simbolizaban diversos aspectos desde la paz hasta premios militares.

En Zamora durante la primavera se desarrollan varias romerías que tienen una gran tradición. Una de ellas es la de los Viriatos de Fariza (primer domingo de junio), en la que cientos de sayagueses se reúnen y caminan desde Fariza hasta la ermita de Nuestra Señora del Castillo. Lo llamativo de la romería son los ‘viriatos’, pendones blancos de gran tamaño que trasladan y que representan a cada una de las parroquias de la comarca.

En la actualidad, hay muchas iniciativas para recuperar esta tradición y recuperar y restaurar muchos de los pendones leoneses; su uso, meramente civil ha quedado reservado a manifestaciones folclóricas, procesiones y romerías. Son un elemento visual muy atractivo y sus portadores son verdaderos maestros en la tarea de mantenerlo en equilibrio. Desde 2.004 existe la "Asociación de Pendones del Reino de León", que tiene como objetivos principales la realización de actividades sociales, culturales y recreativas que se desarrollan vinculadas a la recuperación, conservación, manifestación y difusión de los pendones leoneses, como significados elementos que integran nuestro patrimonio y representan nuestra identidad.

 

Aluche o lucha leonesa

La lucha leonesa, de posible origen celta, ya se citaba en el s. I a.C como algo típico de ciertos pueblos del norte de la península.

La lucha Leonesa llamada "aluche" consiste en derribar al oponente principalmente de espaldas teniendo las manos agarradas permanen-temente al cinto del contrario. Para ello emplearán una serie de técnicas o "mañas" que les permitiran derribar al oponente, no siendo continuada la lucha en el suelo.
El lugar donde se desarrolla la lucha se llama "corro" y suele ser tradicionalmente un prado (actualmente también se hacen sobre tapices) círcular de entre 8 y 12 m. de diámetro.
La vestimenta está formada por camisa, pantalón corto y un cinturón de cuero de unos 3 cm de ancho sobre el que se realiza el agarre.
Los combates finalizan al obtener uno de los contendientes 4 puntos o al transcurrir 2 minutos desde el comienzo del mismo, ganando en este caso el que más puntos tenga o en caso de empate el de mayor iniciativa a criterio del arbitro. Las puntuaciones vienen consideradas por:
-Caídas enteras (2 puntos), el luchador derribado hace contacto con el suelo con la espalda o apoya su hombro por la parte posterior.
-Medias caidas (1 punto),cuando contacta con el suelo de cualquier otra forma o suelta el cinturón sin asentimiento del árbitro.

 

 

 

 
 

www.paisleones-paislliones.com